Todas las luces acaban por apagarse