Fórmula para una fotografía: deja sitio a la suerte