Cómo hacer una fotografía callejera: no basta con mirar