Fórmula para una fotografía: aprovecha las líneas diagonales