¿Acaso importa que nuestras fotos sean “buenas”?