Robert Frank, el testigo incómodo.