Fotografía callejera y jazz: por qué Eric Dolphy tenía razón