Enemigos de tu Fotografía: el hábito