Dos trucos muy sencillos para asegurar tu cámara