Cómo hacer fotografía callejera: la esencia está en los detalles

Hoy te cuento cómo hacer fotografía callejera fijándonos en las pequeñas cosas y encontrando pistas de donde no solemos detenernos.

La fotografía que ves fue tomada en Palermo durante mi último taller en la bellísima Sicilia, en septiembre de 2023; este año vuelvo con un pequeño grupo (el viaje ya está confirmado, pero aún hay hueco por si te apetece unirte).

Los ajustes de la toma son 1/500 y f/8 a ISO 125, con una focal de 40 mm. La cámara eligió la sensibilidad (ISO 125), yo todo lo demás, ya que estaba fotografiando en modo manual con ISO automático (mis ajustes por defecto cuando hay luz de sobra).

Al hacer fotografía de calle, normalmente no nos preocupa tanto contar dónde estamos (en qué pueblo, ciudad e incluso en qué país) como explicar en qué nos hemos fijado, qué hemos visto.

Es un “¡mira esto!”, y no tanto un “¡mira dónde he estado!”.

Esa es la mayor diferencia que encuentro entre la fotografía callejera y la fotografía de viajes: en esta última es prioritario hablar del lugar que hemos visitado, que los demás sepan dónde y cómo es. Puede que no todas las fotografías muestren monumentos y espacios reconocibles, pero algunas sí lo harán, y eso permitirá a los espectadores identificar el destino y conocerlo un poco mejor.

En fotografía de calle esto no es necesariamente así, si echas un vistazo a nuestras capturas es muy posible que no tengas ni idea de dónde nos hemos perdido… Al menos en mi caso no me preocupa tanto hacer un trabajo documental que describa un lugar como transmitir qué cosas y personas han despertado mi atención, tanto al lado de casa como a miles de kilómetros de distancia.

A veces hago fotos para contar dónde he estado, sí, pero en la mayoría de los casos estas responden a otra motivación: mira lo que he visto.

Así y todo algunas imágenes pueden dar pistas de cómo es el lugar que exploras, para lo que no hace falta que abarquen una extensión amplia ni que aparezcan personas. Los detalles pueden decir mucho de un espacio, de una cultura, de una manera de vivir.

Por eso trato de fijarme en todo, en “lo macro y en lo micro”, caminar por espacios amplios y abiertos pero también pegado a las paredes, asomarme a callejuelas y patios y no solo a grandes avenidas y plazas.

De hecho, si lo piensas bien, es muy probable que la esencia de los lugares se encuentre, sobre todo (y quizás exclusivamente), en alguna de las calles menos transitadas, en los barrios donde la fiebre de lo turístico aún no se ha extendido llevándose por delante lo característico, lo distintivo.

Si Palermo me entusiasma, el barrio de Kalsa es mi favorito de la ciudad; se extiende al norte del jardín botánico y hasta Vittorio Emanuele, acaba al oeste en Via Roma y se abre al este hacia el Mediterráneo.

El Mandamento Kalsa está lleno de calles estrechas a las que los vecinos bajan sus propias sillas (y sillones) para charlar animadamente, también abundan los edificios un tanto maltrechos y, claro, las iglesias.

La religión tiene mucho peso en Italia, y como pasa con todo lo demás (Sicilia es Italia elevada al máximo exponente), esa conexión se intensifica en la isla. Por todas partes encuentras capillas e iglesias, pequeños altares en las paredes de los callejones, velas, crucifijos y todo tipo de elementos religiosos.

Esa postal estaba colocada en el exterior de una pequeña iglesia en Kalsa, justo tras la columna que ves a la izquierda, me llamó la atención el intenso azul y las figuras emergiendo entre la piedra.

Encuadré de manera que el rectángulo se sitúe próximo a uno de los puntos de la regla de los tercios, no coincidiendo exactamente sino un poco por encima, y de tal forma que la columna y la esquina de la derecha tracen una especie de “S” que, seguida en el sentido en que leemos los textos y las imágenes (de arriba a la izquierda a abajo a la derecha), pase por el centro de atención.

Ahí tienes, en un pequeño rectángulo que contiene otro rectángulo azul, parte de la esencia de uno de mis lugares favoritos en el mundo.

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por JOSE MIGUEL BARROS DOMINGUEZ (RUBIXEPHOTO) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DREAMHOST (proveedor de hosting de RUBIXEPHOTO) fuera de la UE en EEUU. DREAMHOST no está acogido al convenio de seguridad entre UE y EEUU (Privacy Shield), por lo que no garantiza unos niveles de seguridad adecuados en la transferencia internacional de tus datos. Al cumplimentar este formulario consientes expresamente dicha transferencia internacional de datos.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@jotabarros.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web así como consultar mi Política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!