Cómo hacer fotografía callejera: la calle es imprevisible, pero no tanto

En la entrada de hoy voy a contarte cómo hacer fotografía callejera sabiendo que muchas de las cosas que pasan en la calle son imprevisibles, pero otras no tanto. La imagen que ves fue hecha en Milán, con una longitud focal de 40 mm, a 1/160 f/8 e ISO 400.

Salimos a fotografiar contando con que carecemos de control sobre lo que sucede en el terreno de juego que hemos elegido; en la calle nunca sabemos exactamente qué va a pasar (que no suene como una queja, siempre he pensado que eso es, precisamente, lo mejor de esta disciplina).

La gente camina y cambia de dirección, gesticula, se detiene repentinamente o entra en portales desapareciendo de nuestra vista.

Aunque nos empeñemos en pensar lo contrario, por mucho que conozcamos el espacio en el que nos movemos no tenemos ni idea de lo que nos vamos a encontrar al doblar una esquina, ni siquiera en aquellas por las que pasamos a diario.

Eso puede llevarnos a pensar que es imposible estar preparados para todo y a sentirnos a expensas de lo que sucede, limitándonos a reaccionar a lo que vemos – a lo que nos da tiempo de ver y procesar – y confiando en que la suerte nos sonreirá en alguna ocasión.

No es del todo así. Cierto es que la inmensa mayoría de las cosas que vemos mientras estamos en la calle son impredecibles o suceden tan deprisa que no hay tiempo de reaccionar, pero por otra parte, a menudo la gente se limita a hacer lo mismo una y otra vez.

A base de observar a los demás empiezas a detectar pequeños patrones que se repiten constantemente (que repetimos constantemente): nos detenemos frente a un paso de cebra, levantamos la mano cuando llega nuestro bus, nos miramos de reojo en los cristales, nos paramos y agachamos frente a los escaparates, nos sentamos y levantamos de bancos, rodeamos los charcos, baches y desperdicios…

El comportamiento de los demás puede ser en gran parte impredecible en el sentido de que no sabes quién va a hacer qué y cuándo, pero muchas de las acciones que presenciamos están dentro de un rango no tan grande de conductas habituales.

La imagen que ilustra esta entrada es un claro ejemplo. Vi a la mujer dirigiéndose hacia la bicicleta, extendiendo los brazos hacia el manillar, el lugar en el que estaba aparcada – los soportales de una calle comercial – estaba bastante concurrido, así que lo esperable era que se diese la vuelta para dirigirse a la calle, amplia y despejada.

Me situé justo tras ella y encuadré, consciente de que podía equivocarme pero también de que la probabilidad me sonreía.

Se dio la vuelta, me miró, pulsé el botón de disparo y los dos seguimos a lo nuestro.

6 comentarios en «Cómo hacer fotografía callejera: la calle es imprevisible, pero no tanto»

  1. Buen post!
    La fotografía callejera captura la esencia efímera de la vida urbana, revelando la belleza en lo cotidiano. A través de composiciones intrigantes y momentos fugaces, trasciende lo común, narrando historias visuales en cada rincón urbano.

    Responder
  2. Muchas gracias por compartir. Es una buena visión. Yo veo que estos patrones no solo son de las personas, sino también de la luz y las composiciones. Estoy en una fase de descubrimiento personal, quiero retratar mi rutina y descubrir qué imagen existe en mi día a día. Mi visión, mi pensamiento deben entender dónde está la foto. Hay imágenes que puedes anticipar, y si tienes tiempo (un factor condicionante), puedes esperar a tener suerte y que lo que sucedió en ese descubrimiento se pueda repetir con pocas variaciones (las personas que pasan, la luz, los colores). Pero hay otras en las que intuyes una composición y perspectiva, y simplemente las captas con la cámara. Luego, cuando las revelas, descubres que tienen su sentido. A partir de ese momento, descubres una nueva visión que intentas detectar en futuras interacciones e incluyes en la mochila de anticipar.

    Responder
    • Hola, Jordi! Gracias por comentar. Esa visión que expones me parece muy interesante, como para desarrollarla en unas semanas en BCN!
      Te mando un abrazo!

      Jota.

      Responder
      • Gracias Jota. Con muchas ganas de aprender en tu taller!! No creo que llegue con tu libro leido, pero seguro que lo traigo para que me lo firmes!! Enhorabuena por tu gran trabajo.

        Responder
        • ¡Hola, Jordi! Nos vemos muy muy pronto, será un verdadero honor firmar esa copia, me hace mucha ilusión que la tengas.
          Un abrazo y hasta Barcelona.

          Jota.

          Responder

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por JOSE MIGUEL BARROS DOMINGUEZ (RUBIXEPHOTO) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DREAMHOST (proveedor de hosting de RUBIXEPHOTO) fuera de la UE en EEUU. DREAMHOST no está acogido al convenio de seguridad entre UE y EEUU (Privacy Shield), por lo que no garantiza unos niveles de seguridad adecuados en la transferencia internacional de tus datos. Al cumplimentar este formulario consientes expresamente dicha transferencia internacional de datos.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@jotabarros.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web así como consultar mi Política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!