Todo es efímero menos la muerte